Fundación Salud y Alimentación
La mejor perspectiva para su salud
La mejor perspectiva para su salud
La mejor perspectiva para su salud
La mejor perspectiva para su salud
Las recetas también se pueden encontrar en nuestra aplicación.

Golpes del destino, enfermedad terminal, la salud y la vida

Comentarios

Como individuo crítico habría cuestionado la veracidad de esta historia, pero se trataba de mi historia. Nuestra única vida es el aquí y el ahora.

Si un desconocido me hubiera contado esta historia, como persona escéptica que soy, habría esbozado una sonrisa de incredulidad. Sin embargo, la realidad es muy distinta, ya que esta es mi propia historia. En 1978 recibí un diagnóstico médico que era lo más parecido a una sentencia de muerte. Las perspectivas de futuro no eran esperanzadoras, ya que, tan solo me pronosticaron dos años y medio de vida.

La foto muestra a Ernst Erb en la playa de Las Teresitas cerca de Santa Cruz, Tenerife 1985.© CC-by-sa 2.0, verm. Margot Heigl, Foundation Diet Health Switzerland
Imagen de 1985

Para mí solo hay una vida: la que está aquí y ahora. Desde un punto de vista racional, no creo ciegamente en las afirmaciones... sino que: o bien las conozco, o las desconozco. Para un realista escéptico (racionalismo crítico) que no oculta los obstáculos ni tiene grandes esperanzas, una realidad de esta magnitud puede suponer una gran carga psicológica.

La presión temporal fue lo único que me aportó la fuerza necesaria para reconsiderar todos los contextos y puntos de partida, y a continuación perseguir mi objetivo con energía y constancia renovadas.

¿Pero cómo conseguí, de hecho, extender esa pequeña fracción y más importante etapa de mi vida? Creo que mi testimonio puede ayudar a otras personas que se encuentren en una situación similar a hacer frente al problema de forma activa y con la fuerza más poderosa que existe.

En un principio encontré información en libros científicos y fuentes especializadas que hablaban sobre la enfermedad y su tratamiento. En aquella época, Internet ni siquiera podía concebirse como idea y los ordenadores de mesa no comenzaron a comercializarse cuatro años después.

Había dos tipos de información: por un lado estaban las publicaciones científicas y los textos basados en trabajos respaldados por investigaciones importantes, y por otro la demagogia y la charlatanería. Los expertos llevaban a cabo estudios, mientras que los embusteros lo intentaban con historias clínicas de dudosa autenticidad. Se podía creer en ello o no, pero el hecho es que faltaban datos; yo no podía creermelo...

Comentarios
Tag Cloud
 enfermedad   cáncer   dieta   células   vida   alimentación   médico   tratamiento   linfoma   familia   crudivegana   linfáticos   endometriosis   enfermedades   ganglios   salud   alimentos   manto   radical   Suiza   vejiga   medicina   Estudio   tumor   seguir   síntomas   porque   completo   problemas   dolores