Fundación Salud y Alimentación
La mejor perspectiva para su salud
La mejor perspectiva para su salud
La mejor perspectiva para su salud
La mejor perspectiva para su salud

Espinaca, congelada, sin preparar

La espinaca es una verdura rica en hierro, aunque está muy sobrevalorada en ese aspecto. No aporta muchas calorías, pero sí vitaminas y minerales.

Información general:

Del artículo de Wikipedia en español: «La espinaca (Spinacia oleracea) es una planta anual, de la familia de las amarantáceas, subfamilia quenopodioideas, cultivada como verdura por sus hojas comestibles, grandes y de color verde muy oscuro. Su cultivo se realiza durante todo el año y se puede consumir fresca, cocida o frita».

Composición:

«Un mito muy extendido sobre las espinacas es que son muy ricas en hierro.

El origen de esta equivocación está en un error del científico E. Von Wolf (1870), que multiplicó por la cantidad de hierro al errar en la colocación de una coma. De hecho, el hierro de la espinaca no se absorbe bien porque la espinaca tiene mucho ácido oxálico y este hace insoluble al hierro.

De todos modos, aunque tengan poco hierro (los garbanzos y las lentejas tienen más) y este no sea fácilmente asimilable, las espinacas siguen siendo un alimento muy aconsejable. Es rica en vitaminas A y E, yodo y varios antioxidantes».

Usos culinarios y medicinales:

«Las espinacas son plantas alimenticias. Las plantas jóvenes se pueden comer crudas en ensalada, aunque lo más habitual es que las hojas se cuezan y se consuman como verdura.

Para reducir su sabor amargo, metálico y astringente, así como la cantidad de nitratos (entre el 47 y el 70%) que contienen, las espinacas se pueden escaldar (blanquear) antes de empezar a prepararlas. Durante el escaldado, la mayor parte de los nitratos solubles en agua se quedan en el agua de la cocción, aunque esto también sucede con una parte del resto de los nutrientes. Las espinacas ultracongeladas también suelen escaldarse brevemente tras la recogida *».

«Las semillas son comestibles tanto crudas como cocidas. Las semillas germinadas se pueden incluir en las ensaladas como brotes *».

«La espinaca se emplea o solía emplearse como remedio natural. La planta se utilizaba para evitar las flatulencias (carmitativo), mientras que las semillas se usaban como laxante. Sus propiedades hipoglucemiantes (disminuyen los niveles de glucosa en sangre) han quedado probadas en distintos experimentos *».

«Las espinacas también se utilizan para tratar las piedras del riñón. Asimismo, las hojas se emplean para bajar la fiebre (antipirético) y en inflamaciones pulmonares e intestinales. Con las semillas se tratan problemas respiratorios, inflamaciones de hígado e ictericia *».

Conservación:

«Para mejorar la conservación se recomiendaescaldarlas ligeramente, después pasarlas por agua con hielo y, para terminar, congelarlas. De esta manera, se mantienen en perfectas condiciones hasta 10 meses.

Las espinacas no deben dejarse a temperatura ambiente durante demasiado tiempo (más de una semana). Las espinacas crudas y, sobre todo, las cocidas (tal y como sucede con otras verduras) contienen nitratos, unas sales que por sí mismas no son tóxicas, pero que a largo plazo se convierten en nitritos por la acción de las bacterias. Los nitritos disminuyen de forma grave el transporte de oxígeno por el cuerpo, pero en el caso de los adultos no suelen provocar mayor problema. Sin embargo, sí que pueden suponer un peligro para los niños debido a su bajo peso corporal. Recalentar las espinacases inocuo. Ante la presencia de algunos aminoácidos y la influencia del calor, los nitritos se transforman en nitrosaminas, sustancias que pueden ser cancerígenas. Por lo tanto, se desaconseja consumirlas con pescados o productos del mar, ya que estos contienen los aminoácidos necesarios para que aparezcan las nitrosaminas. Sin embargo, las cantidades correspondientes no son comparables a las de otras fuentes como la carne a la barbacoa, las salazones o el pan de corteza oscura *».

Origen:

«Fue cultivada por primera vez en Persia y de ahí deriva su nombre: اسفناج Esfenaj. Los árabes la introdujeron en España hacia el siglo XI. En los siglos XII y XIII, el escritor y agrónomo Ibn al-Awwam la consideró “la mejor de las hortalizas”. San Alberto Magno hizo referencia a sus semillas en el siglo XIII.Su cultivo se extendió por toda Europa alrededor del s. XV».

Nota: * = Traducción del artículo de Wikipedia en alemán.