Fundación Salud y Alimentación
La mejor perspectiva para su salud
La mejor perspectiva para su salud
La mejor perspectiva para su salud
La mejor perspectiva para su salud

Espinaca baby

Las espinacas baby se cosechan cuando el tallo apenas se ha desarrollado y solo tienen nervios finos. Cuando están crudas son dulces.

Las espinacas baby son las espinacas que se cosechan antes de que estén maduras. Tienen las hojas delgadas y tiernas y seducen hasta a los más tiquismiquis.

Usos culinarios:

Las espinacas baby son ricas en distintas vitaminas y minerales. Las delicadas hojas son dulces cuando se consumen crudas, aunque también tienen unas sutiles notas amargas. Las espinacas baby son un manjar que ofrece mil y una posibilidades de preparación, sobre todo en ensalada. Las hojas crudas y cortadas en tiras se emplean para refinar platos de pasta o guisos. Si se escaldan se reduce la cantidad de nitratos que contienen, ya que estos son solubles y permanecen en el agua de la cocción. También se reduce ligeramente parte del sabor astringente.

Las espinacas baby pierden mucho volumen cuando se cocinan, además de varios nutrientes. Los batidos de espinaca baby bajos en calorías son ideales como tentempié saludable. No añadir nunca más de cinco ingredientes, pues de otra manera el batido se vuelve muy pesado.

Un artículo que no solo veganos y vegetarianos deberían leer:
La dieta vegana puede no ser saludable. Errores de nutrición
.

Adquisición:

En los supermercados europeos, las espinacas se comercializan entre los meses de marzo y noviembre. Si se adquieren en algún mercado semanal es importante observar que las hojas no estén marrones o marchitas. A la hora de comprarlas, tenga en cuenta que sean ecológicas. Fuera de temporada, puede recurrir a las espinacas ultracongeladas, que no pierden nutrientes ni vitaminas.

La planta silvestre:

Las espinacas son silvestres. Crecen en las regiones templadas y subtropicales, en altitudes de hasta 1550 metros. También podemos encontrarlas en Europa Central y en el este de América del Norte. La espinaca de Lincolnshire o espárrago de los pobres (Chenopodium bonus-henricus) todavía se considera una espinaca silvestre. Al igual que la espinaca tradicional, esta también pertenece a la familia de las Amaranthaceae. En los Balcanes se elaboran dulces a partir de los rizomas triturados, que tienen un sabor muy similar a la mantequilla de cacahuete. Las flores se rehogan como el brócoli.

Elaboración casera:

Las espinacas contienen nitratos, que en sí mismos no resultan tóxicos, pero que por la acción bacteriana y con el tiempo se convierten en nitritos, sobre todo en las espinacas cocidas. Estos afectan de manera grave al transporte de oxígeno en el organismo. Con la presencia de determinados aminoácidos y la temperatura apropiada, los nitritos se pueden convertir en nitrosaminas, que son cancerígenas.2 Se desaconseja mezclar espinacas y pescado.

Conservación:

Por favor, conserve las espinacas baby en la nevera. Al igual que sucede con el resto de alimentos frescos, el porcentaje de vitaminas se ve reducido drásticamente con los cambios de temperatura y los efectos de la luz. Si escalda brevemente las hojas de espinaca, las introduce justo después en agua con hielo y las congela, conseguirá que se conserven en perfectas condiciones más tiempo (hasta diez meses, aproximadamente).

Composición:

Además de hierro, las espinacas contienen luteína (carotenoides) y betacaroteno (precursor de la vitamina A). Ambos son importantes para la vista y el sistema inmunológico. También encontraremos minerales como magnesio, fósforo, potasio o selenio. Las vitaminas que contienen se encargan de proteger el hígado, la próstata, la mucosa gastrointestinal y favorecen el buen funcionamiento de la memoria. En concreto, la vitamina K1 es importante para la coagulación de la sangre. El ácido fólico (folato) está involucrado en numerosos procesos metabólicos. En comparación con otras verduras de hoja, las espinacas son muy ricas en proteínas vegetales.

Aspectos relacionados con la salud:

El ácido oxálico que contienen las espinacas se une al hierro e impide que el organismo pueda absorber este último correctamente. Consumir patatas (vitamina C) y hierro (proteína vegetal) permite que el organismo sea capaz de aprovechar mejor el hierro vegetal. Se dice que los antioxidantes que contienen las espinacas previenen la aparición del cáncer.

Peligros / Intolerancias:

Las espinacas baby contienen menos ácido oxálico que las espinacas crudas maduras. Algunos minerales, como el potasio, forman completos poco solubles, lo que dificulta la absorción. En grandes cantidades, los ácidos también contribuyen a la formación de cálculos renales. Por el contrario, en cantidades razonables, los beneficios superan con creces a las desventajas. Según Wikipedia, la dosis letal de oxalato por consumo oral es de 600 miligramos por cada kilo de peso corporal, lo que supondría unos 4,5 kilos de espinacas crudas para una persona que pese 60 kilos.

En los invernaderos suelen utilizarse fertilizantes con nitrógeno, por lo que las espinacas de invernadero contienen más nitratos. Esto es especialmente peligroso en niños. Si se recalientan, los nitritos pueden llegar a formar nitrosaminas, que son cancerígenas.

Usos medicinales:

Las espinacas se emplean para evitar las flatulencias (carminativo) y sus semillas tienen efectos laxantes. Asimismo, también se ha demostrado que son hipoglucémicas (favorecen la producción de sangre). Las hojas de espinaca ayudan a reducir la fiebre (antipiréticas) y las inflamaciones en los pulmones y en el intestino grueso. Por su parte, las semillas se usan para tratar problemas en los órganos respiratorios, hepatitis e ictericia.1 También se cree que la espinaca favorece el apetito y reduce el cansancio.

Origen:

Se cree que las espinacas, tal y como las conocemos hoy en día, son originarias de Persia, y que estas llegaron a España y Europa con los árabes. Hoy en día, la espinaca se cultiva en todo el mundo. En Europa, los principales productores son Italia, Francia y Alemania.

Cultivo y recolección:

La siembra todavía es posible en septiembre, pero en tal caso hay que proteger a las plantas jóvenes de las heladas. En los invernaderos, las primeras espinacas baby empiezan a cosecharse al principio de la primavera. Las hojas de la planta se vuelven ásperas cuando esta empieza a florecer y a producir semillas. A las orugas, los piojos, las chinches y los minadores de las hojas les encanta esta planta anual, que también se ve afectada por el moho y hongos como los del género Cladosporium. A la hora de cultivarla, tenga en cuenta la distancia entre las plantas y compruebe regularmente que estas no estén infectadas.

Información general:

El sabor amargo es el responsable de que muchas veces los niños no quieran comer vegetales de hoja verde. El sabor amargo nos previene de que el alimento no es comestible o es venenoso. A lo largo de la vida, nuestros receptores del sabor pierden sensibilidad.

La clorofila de las hojas de espinaca es un aditivo de enjuagues bucales y productos para enmascarar olores. También se usa como colorante.

En 1890, el científico suizo Gustav von Bunge estimó de manera correcta que 100 gramos de espinacas deshidratadas contenían 35 miligramos de hierro. Erróneamente, dicha cifra pasó a utilizarse para las espinacas frescas, cuando estas apenas contienen una décima parte de esa cantidad de hierro.2 La segunda hipótesis habla de una coma fuera de lugar, aunque esta nunca se ha podido probar .3

Las dietas vegetarianas pueden ser peligrosas para nuestros amigos de cuatro patas. A los cachorros y perros con problemas renales no debe alimentárseles con espinacas, ya que estas contienen ácido oxálico.

Fuentes:

  1. abcde Spinacia oleracea bei Plants For A Future
  2. http://www.zeit.de /stimmts /1998/1998_6 _stimmts Zeit.de
  3. Hamblin TJ. Spinach - I was right for the wrong reason. Mutated Unmutatex Blogspot. 2010;12.