Fundación Salud y Alimentación
Fundación
Salud y Alimentación
Suiza
La mejor perspectiva para su salud

Reseña de «Medicina mortal y crimen organizado», Gøtzsche

El profesor Gøtzsche, investigador médico danés, expone con ejemplos y estudios científicos cómo la industria farmacéutica corrompe nuestra sanidad.

El libro es, sin duda, de lectura obligatoria para cualquier profesional médico© CC-by 2.5, Catalina Sparleanu, PhD, Foundation Diet and Health Switzerland

Conclusión

Obtuvimos de una empresa mundial, la demanda de 4864 nombres diferentes para no usar. Existen principalmente medicamentos recetados, etc. Incluyendo "I" para el ingrediente activo en el cuerpo que inhibe la diabetes. Ahora usamos "accesos directos" y hemos eliminado algunos pasajes y numerosos enlaces útiles. La contribución original solo puede ser vista por los miembros (la membresía es posible en la parte superior izquierda de nuestras páginas, EA 30/05/19).

**************

El profesor y doctor en medicina Peter Christian Gøtzsche describe de forma precisa y detallada los chanchullos (cabales) de la industria farmacéutica, que van desde fraudes, ocultación de estudios negativos, cohecho, intimidación a amenazas a críticos (crítica), entre otros.

El objetivo de los grandes de esta industria: aumentar sus ya de por si desmesuradas ganancias.

A pesar de todo, en el libro no se critica el sistema capitalista; es una lectura ligera que casi parece una novela negra. En esta reseña solo podemos exponer los hechos de manera concisa. Faltarán los numerosos ejemplos con información concreta.

El autor aporta una serie de soluciones que resume en el capítulo 21 del libro. Palabras clave: laboratorios independientes y agencias reguladoras, rechazo de dinero y beneficios de la industria para todos aquellos involucrados en temas de salud, es decir, personal médico, hospitales, universidades, institutos, grupos de autoayuda, revistas, periodistas, políticos, etcétera, así como la prevención de los conflictos de intereses entre los expertos.

El libro es de lectura obligatoria para todos aquellos médicos que crean que la industria farmacéutica se centra en los pacientes y no trabaja para su propio beneficio. ¿Debería recomendarse a los legos que no cuenten con información previa?

No interrumpa ningún tratamiento tras leer el libro, pero no está de más consultar con el personal médico e, incluso, recomendarles que le echen un vistazo ellos mismos. Un enlace basta. Hay medicamentos vitales.

En contraste con este libro, debería saberse también que la esperanza de vida actual también se la debemos a la industria farmacéutica. Esta crítica abrumadora, pero objetiva no pretende transmitir eso. Que Gøtzsche (escrito en alemán Goetzsche) tiene razón lo confirman diferentes medios. Por ejemplo, la cadena ZDF alemana o algunos vídeos en Youtube. Si pincha sobre las imágenes, se le redirigirá al vídeo.

Imagen de video: "Un experto farmacéutico desempaqueta - ZDF".© CC-by-sa 2.0, Uwe Dolata, ZDF
Video: Ein Pharma-Insider packt aus (Una persona de dentro de la industria revela la impactante realidad), 3:28 min. Del canal de YouTube DieAndereWahrheit (La otra verdad).

La cadena de televisión alemana ZDF destaca por sus rigurosos documentales. Este, por ejemplo, demuestra que el libro en cuestión no exagera en absoluto.

1. Resumen

¿De qué trata este libro? Expone los métodos que emplean los grupos farmacéuticos y sus administradores, cuyo objetivo es aumentar las ganancias a cualquier precio. Según el autor, podrían hacer lo correcto sin necesidad de trucos, es decir, ofrecer medicamentos efectivos, sin efectos secundarios y económicos. Pero hoy en día este no puede ser el objetivo de una empresa que quiera tener éxito en el sector. La sociedad debe cambiar.

El autor dedica el libro a las muchas personas honestas que hay en la industria farmacéutica que están igual de indignados que en él por los tratos criminales de sus superiores y las consecuencias que estos tienen en los pacientes y en la economía.

En el caso de los grupos que se dedican a la industria de la nutrición sucede algo parecido, como ya destacamos en esta reseña del libro «Sal, azúcar, grasas» de Michael Moss. Por este libro, Michael Moss recibió el premio Pulitzer.

Cómo se comportan las personas cuando hay dinero o prestigio en juego

Ambos libros, «Sal, azúcar, grasas» y «Medicinas que matan» no hacen sino mostrar cómo se comportan las personas cuando hay dinero o prestigio en juego.

Fallamos al transmitir, ya desde niños, qué es la ética y lo que esta significa. La profundización, es decir, la ética aplicada (véase el apartado de «Información» dentro de la página) y la filosofía deberían enseñarse a los jóvenes adultos de forma obligatoria y sin importar el género. De otra manera, no hay posibilidad de que la sociedad cambie, pues es esta la que debe cambiar y no el resto. Es algo similar a lo que sucede cuando tratamos de introducir la democracia que tenemos en los países occidentales en un pueblo que no conoce el concepto.

En Wikipedia podemos encontrar información sobre la ética de los negocios tanto en español como en inglés. Algunos de los valores centrales son la humanidad, la solidaridad o la responsabilidad, y sobre todos ellos se puede leer.

Si se compara la teoría con la práctica, con los enredos de la política, solo se puede deducir que las sugerencias bien intencionadas y correctas del autor no son realistas, pues están resumidas de forma muy breve. Falta incluir la voluntad de las bases para cambiar ese estado. Por ahora, las bases están lejos de tratar el problema o siquiera de entenderlo, y lo mismo con sus implicaciones a largo plazo.

Libro atrás de "Medicina mortal y crimen organizado".© CC-by-sa 2.0, Ernst Erb, Foundation Diet Health Switzerland
Si pincha en las imágenes, puede hacerlas más grandes para leerlas mejor.

Por desgracia no existe artículo en Wikipedia para la traducción del término CONSORT (Consolidated Standards Of Reporting Trials) al español, por lo que el enlace le redirige a la página en inglés.

El grupo The CONSORT, con sede en el Ottawa Hospital Research Institute (OHRI), Canadá, busca introducir directrices para la publicación de ensayos clínicos aleatorios, de forma que aumente su fiabilidad.

Aquí encontrará la declaración CONSORT 2010 traducida al castellano.

Clip en YouTube sobre ZDF show de heute. Entrevista con un cabildero de ProGenerika.© CC-by-sa 2.0, Martin Sonneborn, ZDF
Video: Martin Sonneborn entrevista a un representante de ProGenerika. (3:42 min., de QVCinsider, extraído del programa Heute-Show, de la cadena alemana ZDF, 14.5.2010)

Este fragmento de Youtube trata sobre medicamentos baratos procedentes de China o la India. Es gracioso, pero no aporta nada al libro.

¿Qué pasó tras la emisión de ese programa? ¿Era todo un montaje? ¡No!

Cuando uno ve este vídeo le asaltan las dudas. Martin Sonneborn, reportero satírico de la ZDF, creó tal situación que cuesta creer que algo así sea real cuando se trata con el brazo astuto y financieramente potente de la industria farmacéutica.

Yo tampoco me lo podía creer y hoy la reacción del representante de las farmacéuticas Peter Schmidt me da verdadera lástima. Me dio casi vergüenza ajena... Llegué a pensar, simplemente: «Esto no puede ser verdad». Especialmente con los dos «confidentes» que aportó el programa y también con el cartel que el señor Sonneborn tenía pegado en la espalda y que solo los espectadores podíamos ver.

Pero hubo un reportaje el 22 de julio de 2010 titulado «Martin Sonneborg im Gespräch» (Charla con Martin Sonneborg) para el periódico alemán Süddeutschen Zeitung (que se puede leer todavía en su página web, sueddeutsche.de) con el título de «Martin Sonneborn im Gespräch, Todesurrteil» (Charla con Martin Sonneborg, sentencia de muerte) en la web.

El reportaje se titula «Ein Todesurteil gegen mich», es decir «Mi sentencia de muerte» con el siguiente subtítulo: «¿Payaso político, periodista de guerrilla o estafador de etiqueta? Martin Sonneborg sobre Guido Westerwelle, el ingenuo representante de la industria farmacéutica y las acusaciones de la ZDF contra el humorista satírico». Una entrevista de Antje Hildebrandt.

Es bien sabido que a Martin Sonneborn, que en aquel momento tenía 45 años, le encantaba dejar en evidencia a políticos y ciudadanos de a pie.

Sin embargo, ni él ni Peter Schmidt recibieron una palmadita en la espalda tras la entrevista. A continuación, una cita traducida del artículo en alemán del Süddeutsche Zeitung:Entretanto, el representante farmacéutico Peter Schmidt ha sido despedido, entre otras cosas, por afirmar que las pastillas fabricadas en oriente, mucho más baratas, son igual de efectivas que las alemanas. ¿Le dio pena?

Y la respuesta del señor Sonneborn: Sí, Peter Schmidt me cayó bien. Me dio pena que la entrevista terminase con su despido. Por otro lado, en mi opinión, a los representantes se les permite todo. Antes de ser secretario general del grupo "ProGenerika", valorado en miles de millones de euros, Schmidt fue miembro del grupo de trabajo “Salud y seguridad social” del grupo parlamentario SPD. Y con nuestro reportaje queríamos poner de manifiesto esa relación que existe entre la clase política y los grupos de presión.

Prólogo y opiniones

El profesor y doctor Gerd Gigerenzer, psicólogo y director del Max-Planck-Institut für Bildungsforschung, alaba el libro y dice de él que le ha abierto los ojos.

El profesor y doctor en medicina Peter Sawicki (enlace en alemán) diabetólogo, coincide con el autor en que:

El lucro de la industria farmacéutica pone en peligro nuestra salud, las autoridades competentes trabajan de forma ineficiente y los parlamentos no promulgan leyes efectivas que protejan a la población.

El doctor Sawicki fue director del Institut für Qualität und Wissenschaftlichkeit im Gesundheitswesen (IQWIG) (enlace en alemán). ¡La política le llamó en el año 2010!

El doctor en medicina y farmacología Wolfgang Becker-Brüser (enlace en alemán), además de editor de la publicación médica alemana Arznei-Telegramm (enlace en alemán), declara que el provocativo título no exagera en absoluto. La institución responsable de dicha publicación médica, que no cuenta con publicidad, es la A.T.I. Arzneimittelinformation Berlin GmbH.

El exitoso escritor y doctor en filosofía Frank Wittig considera al autor como el mejor cazador de mafiosos farmacéuticos de todo el mundo. El mismo doctor Wittig publicó el libro «Die Weisse Mafia» (La mafia blanca) en febrero de 2013, con el que consiguió entrar en la lista de los más vendidos del periódico alemán Der Spiegel. Wittig también publicó otro libro, «Krank durch Früherkennung» (Enfermo por un diagnóstico precoz) en septiembre de 2015. A continuación puede echar un vistazo a la entrevista que realizó a través de la editorial Thieme y que lleva por título Mafiöse Machenschaften (Chanchullos mafiosos), así como la entrevista que le hicieron en la radio alemana SWR1 sobre el libro publicado por la editorial Riba en el que habla de las pruebas sinsentido para la prevención del cáncer de mama y de próstata.

En su prólogo, el profesor y doctor en medicina Richard Smith (enlace en inglés) alaba la forma en que Gøtzsche desenmascara sin concesiones los métodos que utilizan las corporaciones farmacéuticas y sus secuaces.

Los métodos son: soborno, fraude, ocultamiento de resultados de estudios, uso excesivo de medicamentos, amenazas y cacería de informantes.

El doctor Smith trabajó para el British Medical Journal (BMJ) durante 25 años, 13 de ellos como editor.

Wikipedia, sobre el doctor Smith: pertenece a la Junta de directores de la Public Library of Science, un editor de investigaciones científicas y médicas de libre acceso. Fue editor jefe de Cases Journal (enlace en inglés), también de libre acceso, cuyo objetivo es recopilar casos clínicos. Asimismo, también fue director de UnitedHealth Europe, uno de los departamentos de UnitedHealth.

Véase también los libros: «El jardinero fiel» (The Constant Gardener) de John le Carré, publicado en 2001, y la película homónima de Fernando Mirelles del año 2005.

Smith cita a un exvicepresidente de Pfitzer de esta manera:

Las similitudes entre esta industria y el crimen organizado son aterradoras. La mafia gana una cantidad escandalosa de dinero. Y la industria también. Los efectos secundarios del crimen organizado son muertes y asesinatos. Y los de esta industria también. La mafia cautiva a políticos y ciudadanos. Y los grupos farmacéuticos también. (pág. 13)

En otro prólogo, el profesor y doctor en medicina Drummond Rennie (enlace en inglés), exeditor adjunto de la publicación médica Journal of the American Medical Association (Revista de la Asociación Médica Estadounidense) destaca las capacidades científicas únicas del autor, sus investigaciones, su integridad, su veracidad y su coraje. Dado que él también ha recopilado numerosas experiencias con la industria farmacéutica a lo largo de las décadas y que conoce bien al doctor Gøtzsche, afirma que confía en la exactitud de la información que este aporta. El título de su prólogo reza: Indignación basada en la evidencia.

2. Reseña del libro

El profesor y doctor en medicina Peter Christian Gøtzsche expone que las principales epidemias están controladas en la mayoría de los países, pero critica que, a pesar de todo, muchas personas pobres mueren debido al sida o a la malaria, pues no pueden permitirse unos medicamentos tan caros. Ahora hay dos nuevas epidemias: el tabaco y los medicamentos.

En Estados Unidos y Europa, los medicamentos son la tercera causa de muerte, solo por detrás de las enfermedades coronarias y del cáncer. (pág. 23)

Gøtzsche compara a la industria tabacalera con la farmacéutica: aunque se hayan realizado estudios sobre el tabaquismo activo y pasivo y su adicción, estos no se han publicado y su existencia se ha mantenido en secreto. Los estudios proceden, en parte, de la misma Philip Morris, la gran tabacalera.

Esto es corrupción

Cuando algún científico reconocido afirma que un producto es peligroso, enseguida aparecen estudios que demuestran lo contrario para desestabilizar a los ciudadanos. De esta manera, la industria—tanto la tabacalera como la farmacéutica— gana tiempo. Esto es corrupción. (pág. 24)

Redaction comment

Hay distintos tipos de adicciones: drogodependencia con sustancias psicotrópicas, que pertenece a un grupo de desórdenes psicológicos (síndrome) y del comportamiento debido al consumo reiterado de psicoactivos. Es habitual un deseo por la sustancia fuerte, ya sea de forma periódica o habitual, acompañado de dejadez en cuanto a responsabilidades o actividades, pérdida de control (enlace en alemán) y un consumo compulsivo de la sustancia. En medicina, esto se conoce como adicción.

Sin embargo, hay ciertas formas de adicción que la sociedad suele tolerar como el tabaquismo, la adicción a los videojuegos, la ludopatía, la adicción a la cafeína o el alcoholismo. Eche un vistazo también a los peligros de ser un fumador pasivo.

Pocas personas saben que la cafeína puede tener efectos tóxicos si se consume más de un gramo al día. Un gramo de cafeína se corresponde a la cantidad que encontramos en 10 litros de un refresco comercial o en 12 latas de 250 mililitros de una bebida energética.

En el siguiente enlace, Wikipedia expone el potencial adictivo de diferentes sustancias. Es interesante saber que: «Las sustancias con mayor potencial adictivo son la heroína y la nicotina». Pinche aquí para saber más sobre la heroína y la nicotina.

En Estados Unidos, las anuncios de televisión animan a los espectadores a tomar «píldoras», es decir, comprimidos o cápsulas, para volver a tomar las riendas de su vida. Igual que los personajes de la novela de Aldous Huxley «Un mundo feliz» (1932) tomaban todos los días pastillas de "som.".

Según el autor, cada habitante de Dinamarca consume en estos momentos 1,4 medicamentos al día.

¿Por qué lo hacemos? En palabras del autor, esto se debe a que las empresas farmacéuticas venden mentiras en lugar de medicamentos (pág. 25)

En este libro no se trata el éxito en la lucha contra las infecciones, algunos tipos de cánceres o trastornos metabólicos como la diabetes de tipo uno, sino del fracaso del sistema y de sus causas. El autor menciona:

La literatura científica sobre medicamentos se ve distorsionada con estudios que tienen fallos de diseño y a los que se les realizan análisis defectuosos, así como con la publicación selectiva de estudios y de datos, la supresión de los resultados no deseados y el uso de escritores fantasma en la publicación de artículos.

Consideramos escritores fantasma a aquellos que se mantienen en el anonimato. Los artículos se publican con el nombre de profesores reputados, aunque a menudo no hayan tenido nada que ver con el texto. (pág. 26)

2.1. Confesiones desde dentro

El autor explica sus primeras experiencias con medicamentos preventivos.

Algunos complementos vitamínicos pueden reducir la esperanza de vida

Complementos vitamínicos con ocho años. En los años cincuenta, la gente todavía creía en los grandes beneficios de tomar vitaminas porque sí.

No fue hasta 2008 que apareció un estudio en el que se afirmaba que algunos de estos complementos podían reducir la esperanza de vida.

Véase Bjelakovic G, Nikolova G. et al.: «Antioxidant supplements for prevention of mortality in healthy participants and patients with various diseases». Cochrane Database Syst Rev.

El entero-vioformo para prevenir las diarreas puede causar daños nerviosos, parálisis y trastornos en la vista

Su segunda experiencia al respecto fue con el entero-vioformo (Clioquinol) para prevenir las diarreas en Italia. Esta decisión fue un sinsentido, pues el medicamento solo era eficaz contra las infecciones protozoarias (amebas) o contra las shigella, de las cuales no había posibilidad de contagiarse en Italia.

Sin embargo, si este medicamento se consumía durante un periodo de tiempo largo, podía provocar daños nerviosos, parálisis en las piernas e, incluso, problemas graves de visión.

La empresa Ciba (hoy parte de Novartis) lo sabía desde hacía bastante tiempo. Para 1970, 10 000 personas padecían neuropatía mielo-óptica subaguda (enlace en inglés), por la que la empresa tuvo que compensarles con 490 millones de dólares. Pese a ello, no retiraron el medicamento del mercado hasta 1985. En algunos idiomas, la neuropatía mielo-óptica subaguda también se denomina SMON, por el acrónimo en inglés.

Tras terminar su carrera en química y biología, el autor comenzó a trabajar para la empresa Astra (hoy en día, AstraZeneca) como representante. Allí aprendió a convencer a los médicos para que escogieran el producto de la empresa y no el de la competencia y a que pidiesen la mayor cantidad posible.

Medicamentos milagrosos

En los años 60 aparecieron los corticoides como remedio milagroso para tratar la artritis reumatoide. Los graves efectos secundarios (p.ej., fracturas en los huesos) no se descubrieron hasta años más tarde.

En aquel momento, acababa de introducirse la Globacilina, una penicilina que, en teoría, era muy superior a los medicamentos de la competencia, para tratar la rinosinusitis aguda. Sin embargo, los datos que se aportaron eran falsos.

Esto afectó a la autoestima del autor, sobre todo después de leer el libro «Muerte de un viajante» (1949) de Arthur Miller (1915-2005).

Otro «remedio milagroso» fueron los comprimidos de zinc para las úlceras venosas. A pesar de los impresionantes estudios realizados por la empresa, el análisis posterior del grupo Cochrane reveló que estos no tenían ningún efecto beneficioso.

Ocho meses después, le ascendieron a jefe de producto. Como tal, era responsable de la venta del espray para el asma "Brican.." (terbutalina, inhalador). El objetivo era conseguir que los médicos prescribiesen a sus pacientes la inhalación regular del espray. El número de muertes en personas asmáticas también aumentó.

Asma

El profesor, doctor y epidemiólogo Neil Pearce, de la London School of Hygiene & Tropical Medicine (LSHTM), y antiguo presidente de la Asociación Internacional de Epidemiología (IEA, por sus siglas en inglés), escribió un artículo sobre el poder de la industria farmacéutica y sus aliados médicos a sueldo.

Lo que escribe sobre el tratamiento de los asmáticos es inquietante. (pág. 39)

Hoy en día ya no se recomienda la inhalación regular de los llamados beta-miméticos de acción inmediata (beta-2-simpaticomiméticos) (enlace en alemán). Como resultado, el número de fallecimientos entre las personas asmáticas se ha reducido.

Además, se intentó utilizar la tertabutalina en casos de bronquitis crónica, pero no llegó a aprobarse, ya que no contaba con estudios que lo respaldaran. Otra aplicación teórica del medicamento era como antitusivo e, igualmente, no recibió aprobación.

Pearce N. «Adverse Reactions: the fenoterol story». Auckland University Press. 2007. ¿Por qué ha tardado tanto tiempo? ¡Porque no encontró ninguna revista médica que quisiese publicar el artículo debido a las amenazas de Boehringer Ingelheim!

Imagen de un video de YouTube, titulada: "10 mentiras que la publicidad le vendió".© CC-by-sa 2.0, Alltime10s

Vídeo en inglés en Youtube sobre las diez ocasiones en las que la publicidad nos ha seducido: Top 10 Lies That Advertising Has Sold You (Las 10 mejores mentiras que te ha vendido la publicidad) (7:13 min.).

Durante el tiempo que trabajó para Astra-Syntex, donde era responsable de los estudios clínicos y de la aprobación de nuevos medicamentos, el autor estudió medicina.

Antiinflamatorios no esteroideos (AINE)

El medicamento más importante de esta empresa era el naproxeno un antiinflamatorio no esteroideo (AINE) sin cortisona que se empleaba para tratar dolores e inflamaciones, por ejemplo, en caso de «torceduras de muñeca».

Hay tantos AINE como arena en el mar. Uno nuevo tendría que ser notablemente mejor que las versiones anteriores y más baratas, pero la empresa no estaba interesada en realizar un estudio comparativo. Ellos ya sabían que su medicamento no era mejor, solo más caro.

En un estudio que realizó en colaboración con algunos ortopedas, Peter Christian Gøtzsche determinó que el naproxeno no tenía los efectos antiinflamatorios que la empresa afirmaba.

El director del estudio dividió a los pacientes con torceduras de tobillo en dos grupos. A uno se le hizo reposar y al otro no. En los pacientes con movilidad la inflamación desapareció más rápidamente que en los otros. Por lo tanto, el naproxeno no tuvo ningún tipo de impacto.

Dado que los AINE cuentan con numerosos efectos secundarios para el estómago, el corazón y los riñones, seguramente se puedan sustituir por medicamentos menos peligrosos que, con mucha probabilidad, también sean más baratos.

La empresa recomendaba a los doctores duplicar la dosis estándar, sin explicarles que, aunque esto no mejoraba su efectividad, sí duplicaba los efectos secundarios.

Otros grupos farmacéuticos también emplearon métodos agresivos para convencer de que sus AINE eran los mejores del mercado:

  • Pfizer afirmaba que "piroxic.." ("Felde.."), era más efectivo que la aspirina, a pesar de estar demostrado que era peligroso, sobre todo en las personas mayores, pues la excreción más lenta provocaba que se acumulase en el cuerpo y aumentaba los sangrados estomacales;
  • Eli Lilly decía estar convencida de que su benoxaprofeno (enlace en inglés) (Opren, Oraflex) era capaz de prevenir el avance de los problemas en las articulaciones. Sin embargo, callaban las graves consecuencias que tenía para el hígado;
  • La supuesta buena tolerancia gastrointestinal de los coxib ("Celecox..", "Etoricox..", "Rofecox..", "Lumiracox.." y "Parecox..") vino acompañada de graves efectos secundarios en el sistema cardíaco (inhibidores selectivos de la COX-2).

En su tesis doctoral «Sesgos en los estudios con doble ciego», Peter C. Gøtzsche demostró que muchos estudios se diseñan para que los resultados sean favorables a la empresa que está detrás del medicamento y contra el fármaco de control (patrocinio).

2.2. El crimen organizado como modelo de negocio de las grandes farmacéuticas

La industria farmacéutica no hace mención a las ventajas y desventajas de sus medicamentos, solo a su eficacia y seguridad. Cuando los médicos prescriben medicamentos y los pacientes los toman, ambos están convencidos de que la industria farmacéutica ha probado dicho fármaco a conciencia y de que las autoridades competentes han revisado los estudios pertinentes con mucho cuidado antes de aprobarlo (página 53).

Las compañías farmacéuticas intentan transmitir la impresión de que lo hacen, pero ni siquiera buena parte de sus empleados creen que sus jefes sean honestos.

Ejemplos de sentencias

En 2012, Pfizer pagó 60 millones de dólares para paralizar una investigación por sobornos en el extranjero (disfrazados de costes por formación, flete, etcétera).

Entre los años setenta y finales de los noventa, un «cártel» de fabricantes de vitaminas (Vitamin Inc.) dirigido por Hoffmann-La Roche se encargó de que los precios de las vitaminas se mantuviesen altos. Una vez se descubrió la conspiración, parte de los gerentes terminaron en prisión durante un pequeño periodo de tiempo y se llegaron a pagar multas de hasta 500 millones de dólares. Sin embargo, estas no supusieron más que un pequeño porcentaje de todo lo que se había ganado con la manipulación de los precios.

En el periodo de entreguerras, Roche inundó el mercado negro de Estados Unidos con opio, morfina y heroína. Y, en otros países, distintas empresas se ocuparon de estos menesteres. Encontrará más información en el libro Corporate Crime in the Pharmaceutical Industry de John Braithwaite. Editorial Routledge & Kegan Paul, Londres, 1984.

A principios de los años setenta, Roche tuvo que pagar multas por obstruir la venta de los tranquilizantes "Vali.." y "Libri.." a la competencia. No fue hasta 27 años, tras la publicación de varios estudios que advertían de que medicamentos eran adictivos, que las autoridades reconocieron este hecho.

Cita del autor:

En mi opinión y desde un punto de vista ético, es irrelevante que algunos medicamentos que influyen en el cerebro sean legales y otros no. Lo que es determinante es lo que la industria farmacéutica hace a la población. (pág. 58)

Imagen de un video de YouTube, título: "El Pharma-Kartell - Cómo traicionar a los pacientes - ZDF".© CC-by-sa 2.0, Christian Esser, ZDF

Video: «Das Pharma-Kartell - Wie Patienten betrogen werden», (El cártel farmacéutico: cómo engañan a los pacientes) de 44:17 minutos de duración, del programa alemán Frontal 21, de la cadena ZDF.

El vídeo muestra cómo la industria se comporta para conseguir sus objetivos. Subido por DieAndereWahrheit.

El «salón de la verguenza» de la industria farmacéutica

Aunque el British Medical Journal (BMJ) y el New York Times publican artículos casi todas las semanas sobre el comportamiento inadecuado de las empresas, estas responden que son casos aislados.

Para determinar si eso era cierto, en 2012 el autor tomó el nombre de las diez empresas farmacéuticas más importantes, las combinó con la palabra «estafa» y las introdujo en un buscador. Estos son los resultados que obtuvo:

Pfizer, Novartis und Sanofi-Aventis

Pfizer accedió a pagar en 2009 2,3 billones de dólares cuando se descubrió que la empresa había lanzado al mercado cuatro medicamentos sin la correspondiente autorización. La empresa firmó un acuerdo de integridad empresarial de cinco años, pero seguramente le importase tan poco como los tres que había firmado anteriormente. Uno de estos medicamentos fue el antibiótico Zyvoxid (cuyo principio activo es "linezol.."), que causó varias muertes, pues la empresa afirmó falsamente que este era más efectivo en infecciones graves que la vancomicina, el medicamento convencional. De alguna manera tenían que justificar que costase ocho veces más.

Novartis tuvo que pagar en 2010 423 millones de dólares por comercializar "Trilept..", un medicamento para la epilepsia (oxcarbazepina), para usos no autorizados (dolores y psicosis), algo que hizo con cinco medicamentos más.

Sanofi-Aventis acordó pagar 95 millones de dólares en 2009 por fraude, ya que había aumentado el precio de sus medicamentos para Medicaid de forma fraudulenta.

GlaxoSmithKline, AstraZeneca und Roche

GlaxoSmithKline (GSK) pagó 3 millones de euros en el acuerdo por fraude más grande en la historia de Estados Unidos por comercializar medicamentos para usos no aprobados. Este fue el caso, por ejemplo, del antidepresivo Wellbrutin ("Bupropi..") para la pérdida de peso o de "Avand.." (rosiglitazona, enlace en inglés), un medicamento para la diabetes, debido a sus supuestos efectos positivos para el sistema circulatorio. Más tarde, el medicamento se retiró del mercado por provocar insuficiencia cardíaca.

AstraZeneca tuvo que pagar 520 millones de dólares por fraude en 2010. La empresa había recomendado su antipsicótico "Seroqu.." (neuroléptico) (quetiapina), entre otros, a niños y personas mayores para usos no aprobados como agresividad, ansiedad, demencia, alzhéimer, TDAH, es decir, trastorno por déficit de atención con hiperactividad, depresión y trastorno del sueño.

Roche ni siquiera llegó a los tribunales por el mayor robo de la historia (pág. 63). Basándose en estudios independientes, la empresa afirmó que "Tamif.." (oseltamvir) reducía de forma significativa los ingresos hospitalarios debidos a la gripe o otras complicaciones.

En 2009, Roche consiguió convencer al gobierno de Estados Unidos y a numerosos países europeos para que adquirieran grandes cantidades de "Tamif.." por miles de millones de euros y de dólares y, de esta forma, prevenir una epidemia de gripe.

GlaxoSmithKline, Johnson & Johnson, Merck, Eli Lilly und Abbott

Ni "Tamif.." ni "Relen.." ("zanamiv.."), el fármaco de GlaxoSmithKline han tenido más efecto en la gripe que un simple placebo. Un empleado de la FDA (Food and Drug Administration) quiso negarse a que aprobaran "Tamif.." y "Relen..", pero tuvo que retirarse por presiones de Roche (pág. 64). Aunque "Tamif.." no era efectivo en realidad, sí que tenía algunos efectos secundarios desagradables: alucinaciones y extraños accidntes.

Johnson & Johnson pagó en 2012 una multa de 1,1 mil millones de dólares por haber minimizado los riesgos del "Risperd.." (risperidon), un antipsicótico. J&J y su filial Janssen habían declarado que su medicamento tenía menos efectos secundarios que otros fármacos del mismo grupo, por lo que también podía administrarse a niños y personas mayores.

Merck hizo frente a una multa de 670 millones de dólares en 2007 por fraude, ya que no brindó a los programas de salud gubernamentales de Estados Unidos descuentos razonables.

Eli Lilly pagó 1,4 mil millones de dólares en 2009 por comercializar "Zypre..", un antipsicótico (olanzapina) para numerosos usos no aprobados: demencia, alzhéimer, depresiones en niños y personas mayores. Asimismo, minimizó los efectos secundarios (problemas de corazón, inflamación en los pulmones, aumento de peso considerable). Encontrará más información en el vídeo en alemán «Der DiabetesMythos» (El mito de la diabetes).

Abbott pagó 1,5 mil millones de dólares en 2012 por fraude, ya que comercializó "Depako.." (ácido valproico) para usos no autorizados.

La lista sigue

Por supuesto, podríamos seguir añadiendo casos a esta lista:

Sanofi-Aventis falsificó su estudio sobre el antibiótico "Ket.." ("Telithromyc.."), pero, a pesar de ello, la FDA se lo aprobó. Sin embargo, no hubo que esperar mucho tiempo para que se produjese la primera muerte por fallo hepático. El medicamento sigue vendiéndose, pero ahora le acompaña una advertencia en el envase y un prospecto de 26 páginas.

AstraZeneca, por ejemplo, pagó sobornos para que Medicare adquiriese un medicamento más caro. Johnson & Johnson sobornó a responsables y médicos de hospitales de distintos países para que empleasen sus productos.

Está prohibido expulsar del mercado a los fabricantes de medicamentos genéricos una vez ha expirado la patente (página 73). Glaxo inició un proceso civil para evitar la introducción de un genérico. En Estados Unidos, una empresa puede llevar a cabo este tipo de acciones y, con ello, mantener fuera del mercado un producto durante 30 meses.

Durante décadas, Bristol-Myers Squibb bloqueó la entrada al mercado de medicamentos para el cáncer más baratos (genéricos) pagando al fabricante. Lundbeck pagó grandes sumas de dinero a los fabricantes del genérico "Cipram.." ("Citalopr..") para poder continuar vendiéndolo aún más caro.

La empresa Purdue Pharma afirmó falsamente que su opioide "Oxycont.." ("Oxicodo..") era menos adictivo que otros derivados de la morfina.

Comentarios

Tag Cloud
 medicamentos   industria   estudios   empresa   medicamento   pacientes   pág   farmacéutica   estudio   efectos   empresas   médicos   mercado   medicina   les   secundarios   datos   resultados   doctor   fármaco   deberían   dinero   Gøtzsche   farmacéuticas   clínicos   pues   tratar   salud   Pfizer   profesor