Fundación Salud y Alimentación
La mejor perspectiva para su salud
La mejor perspectiva para su salud
La mejor perspectiva para su salud
La mejor perspectiva para su salud
Las recetas también se pueden encontrar en nuestra aplicación.

El futuro, nosotros - visto 1968 - y el espíritu de la época

Comentarios

El futuro es asunto de todos. Deberíamos poder reflexionar sobre él desde la juventud y sin dejarnos llevar por el espíritu de la época. Visto desde 1968.

Reloj de alarma destrozado como símbolo de una sociedad que se está desmoronando en su mejor momento© Bought from Manfred, fotolia

En realidad, resulta toda una paradoja que los jóvenes en general no piensen mucho o piensen poco en un futuro más allá de sus oportunidades de empleo, planificación familiar, etcétera.

Los jóvenes se preocupan menos por el futuro y por la salud, pues los dan por sentado. Por su parte, los mayores, a los que casi no les queda mañana, se preocupan mucho por el futuro de la sociedad, lo que les puede provocar sufrimiento.

Esto probablemente se deba a que las personas mayores han convivido con espíritus de época cambiantes y con el movimiento continuo de la sociedad, lo que determina en gran medida nuestro estilo de vida. Para cada generación se abre una amenaza, se acabe cumpliendo o no.

En lo que respecta a Europa y al mundo occidental, me gustaría que, por ejemplo, fueran más las personas que leyeran libros de Peter Scholl-Latour y reflexionasen sobre ellos. A mí, su libro «Der Weg in den neuen Kalten Krieg» (El camino hacia la nueva guerra fría, de Ullstein), que además estuvo en la lista de superventas del periódico alemán Der Spiegel, me impresionó. Me sorprendo una y otra vez al ver cómo la política no parece aprender nada de la historia.

Con la intención de probar que para mí el futuro siempre ha sido un tema importante y no solo en la madurez, comparto aquí un discurso que pronuncié en una asociación en 1969. En aquel momento (enero de 1970) me pidieron que hiciera copias para después repartirlas. He encontrado una de ellas por casualidad entre mis documentos y me ha sorprendido ver que mi yo de aquel momento estaba sujeto al espíritu de la época (Zeitgeist).

CLICK FOR: La predisposición genética determina cómo responde un niño a su entorno

Esto sucede especialmente en la formación de opinión, en la que la genética normalmente no desempeña ningún papel en la forja del carácter, sino que esto depende casi prácticamente y en exclusiva de la educación y del entorno.

¡Desde este punto de vista, el péndulo no vuelve al medio, sino que se coloca en el extremo de la sinrazón! Antes había percibido todo lo contrario.

Hoy en día, al menos las personas «maduras» lo reconocen: la disposición genética determina cómo responde un niño al medio en el que se encuentra. Además, el entorno (amistades, grupos, medios de comunicación) tiene en la actualidad un mayor peso en el niño, y desde mucho antes. El hogar familiar ha perdido una enorme influencia.

Pintura "Le Printemps" de Pierre Auguste Cot (1837-1883), 1873 con dos amantes en el columpio.© Public Domain, artrenewal.org, Appleton Museum of Art

La expresión del carácter es situacional. Por supuesto, se pueden observar los valores fundamentales que siguen a alguien. Estos se dan a conocer, por así decirlo, en la vida diaria.

Uno puede ver, por ejemplo, el nivel de autocontrol y empatía en situaciones normales. Véase también contención (enlace en alemán), meticulosidad, (enlace en inglés), automotivación y resistencia.

En este caso no hablamos de resistencia física, sino de «resistencia sensata» a las circunstancias de la vida.

El verdadero carácter de una persona se descubre cuando aparece un conflicto mayor o grave, ya sea por cómo la persona se desenvuelve o por cómo trata a los demás.

¡Y durante la infatuación es imposible conocer a las personas! Por suerte, se trata de un fenómeno pasajero que, en el mejor de los casos, termina en amor. Véase también agápe o altruismo.

El fragmento situado bajo «Conocimientos de la psicología profunda»: trastero fatalista en la mitología antigua, las creencias mágicas, los fatalismos, etcétera, está lleno de excesos: muestra gran parcialidad.

En las mismas condiciones, un niño se desarrolla de manera diferente debido a su disposición genética. Sin embargo, esto solo lo pueden reconocer las personas que tienen mucha experiencia práctica con las familias y que son capaces de interpretar los resultados sin dejarse llevar por su propia ideología.

Hoy en día, en un texto así me hubiese alejado más de los libros y hubiese incluido citas, pero era un simple discurso.

Del siguiente texto de 1969 no he cambiado ni una coma. Los aspectos que en aquel momento me preocupaban siguen estando de actualidad.
Comentarios
Tag Cloud
 futuro   desarrollo   vida   sino   humano   manera   niño   les   sociedad   otra   psicología   opinión   educación   mundo   conciencia   problemas   mismo   vista   nivel   valor   pues   mucho   niños   época   posibilidades   carácter   jóvenes   humanidad   formación   guerra