FacebookTwitterGoogle
Diet-Health.info Fundación G+E, Salud y Alimentación Temas Diet-Health.info Fundación G+E, Salud y Alimentación Temas Diet-Health.info Fundación G+E Temas

Crema de espinacas crudivegana con pistachos

Esta deliciosa y nutritiva crema de espinacas con pistachos es crudivegana y se puede servir templada.

crudiveganas

10min   baja


Valorar

Comentar

Subir foto

Nota

Ingredientes (para personas, )

Para la masa espesa
100 gEspinacas crudas
30 gHojas de cilantro crudas
½ Aguacate crudo
(100 g)
¼ Lima cruda
(17 g)
40 gPistachos crudos
250 mlAgua potable
(250 g)
1 cdta.Sal marina
(5 g)
Para rebajar la mezcla
250 mlAgua potable
(250 g)

Información nutricional por persona Mujer Hombre
Valor energético 105 kcal 5,2% 4,2%
Grasas 8,4 g 11,9% 10,4%
de las cuales, saturadas 1,1 g 5,7% 3,8%
Hidratos de carbono 5 g 1,8% 1,5%
de los cuales, azúcares 1,2 g 1,3% 1,1%
Fibra alimentaria 3,6 g 14,5% 14,5%
Proteínas (albúmina) 3,4 g 6,8% 5,7%
Sal (Na)1 294 mg 53,9% 53,9%
Una porción pesa 198g. Cantidad diaria recomendada por la GDA.
Grasas
Hidratos de carbono
Proteínas (albúmina)
Sal

Utensilios de cocina

  • batidora de vaso
    o batidora manual

Tipo de preparación

  • plato frío
  • mezclar
  • hacer puré

Preparación

  1. Para la masa espesa
    Seleccionar las hojas de espinaca y cilandro, lavarlas bien y escurrirlas el agua con cuidado.

  2. Si lo desea puede utilizar los troncos del cilantro; sin embargo, los troncos de las espinacas deben retirarse.

  3. Picar las hojas lavadas e introducirlas en la batidora de vaso.

  4. Partir en rodajas el aguacate y la lima y separar la cáscara. Si la lima es de producción ecológica y la cáscara está blanda todavía, una vez lavada, se puede introducir en la licuadora también. Introducir todo dentro de la batidora.

  5. Si sobra aguacate, debe conservarse junto con la semilla para que dure más. También se puede preparar una crema de aguacate mezclado con el zumo de la lima restante.

  6. Agregar los pistachos con los demás ingredientes en la batidora. Después de añadir el agua, sazonar y hacer puré. El resultado obtenido debe ser una «masa espesa y suave».

  7. Por lo general, en muchas recetas se recomienda empapar los frutos secos primero, tanto por motivos nutricionales como por su consistencia. Para esta receta no es un requisito imprescindible. Puesto que los pistachos crudos son blandos, se pueden hacer puré sin necesidad de empaparlos en agua primero.

  8. Para rebajar la mezcla
    Remover el agua que se encuentra por debajo de la masa hasta conseguir una consistencia cremosa. Para finalizar, servir la crema de espinacas crudivegana y disfrutar.

  9. Si desea tomar la crema caliente, recomendamos calentar el agua antes de mezclarla con los demás ingredientes. La crema puede conservarse en un envase opaco durante unos tres días.


Comentarios (como invitado) o iniciar sesión

Libro
Rohessenz:180 köstliche Rezepte für ein Leben mit ungegarter Kost
Rohessenz
Neun Zehn Verlag , David Côté
más fotos (5)
Dónde comprarlo

... more

Observaciones sobre la receta

Espinacas frescas o preparadas: en lugar de espinacas frescas, en esta receta se pueden utilizar espinacas ultracongeladas. Por lo general es recomendable utilizar siempre productos frescos, sobre todo para los platos crudiveganos. El sabor es uno de los motivos principales para consumir vegetales frescos. Otro de los motivos es la posible contaminación de gérmenes de los productos ultracongelados. Muchas personas toman la decisión en función del precio. Puesto que las hojas son delicadas, el coste del transporte encarece mucho más el precio de las espinacas frescas en comparación con el de las espinacas procesadas (ultracongeladas).

Las hojas de espinaca también pueden encontrarse «frescas» en bolsas de plástico con atmósfera controlada. No obstante, estas hojas de espinaca pasan por varias fases de procesamiento industrial para que se mantengan frescas, ya que en contacto con plástico, los gérmenes se multiplican muy rápido. El aporte vitamínico también es menor que el de las espinacas frescas.

Dosis recomendada de espinacas: las espinacas, tanto crudas como cocinadas, no deben guardarse durante períodos largos (aproximadamente una semana) a temperatura ambiente. Las espinacas contienen mucho nitrato, que convierte las bacterias en nitritos perjudiciales para la salud. Esta transformación puede causar problemas principalmente a los niños, puesto que afecta al transporte de oxígeno en el cuerpo. La gravedad de los efectos dependerá tanto de la cantidad consumida como del peso corporal del niño. Además, la presencia de ciertos aminoácidos puede transformarlas —mediante el calentamiento simultáneo de los nitritos existentes— en nitrosaminas carcinógenas. Los productos derivados del pescado, en especial, contienen muchos de estos aminoácidos. Le recomendamos que se abstenga de consumirlos conjuntamente, incluso aunque la presencia de nitrosaminas no se pueda comparar con las consecuencias sanitarias derivadas del consumo de alimentos carbonizados. 

Consejos

Información complementaria y nota sobre la receta: en la receta original el autor recomienda que se sirva la crema con un poco de crema fresca vegana. Una cucharada de yogur de anacardos también le puede añadir una nota de frescura. La receta para elaborarlo en casa se encuentra en el siguiente enlace: Yogur de anacardos

Para una presentación inmejorable: la crema destaca por su color verde porque todos sus ingredientes son verdes.  El plato queda realmente atractivo combinado con el color rojo —complementario del verde— de unas ralladuras de pimiento rojo.

Conservación de las espinacas: las espinacas se pueden conservar hasta diez meses congeladas. El proceso consiste en escaldarlas, enfriarlas en agua con hielo, escurrirlas y finalmente congelarlas.

Preparación alternativa

Alternativa al cilantro: si no le gusta el sabor del cilantro, puede omitirlo o sustituirlo por algo sencillo como el perejil. En última instancia, el hecho de que no nos guste el sabor del cilantro es hereditario: el investigador Nicholas Eriksson, en uno de sus estudios, llegó a la conclusión de que la combinación de dos genes es responsable de que a algunas personas les resulte desagradable el sabor de esta hierba. Si tiene invitados para comer, le recomendamos que pregunte primero a sus comensales o, en caso de duda, no lo añada.