FacebookTwitterGoogle
Diet-Health.info Fundación G+E, Salud y Alimentación Temas Diet-Health.info Fundación G+E, Salud y Alimentación Temas Diet-Health.info Fundación G+E Temas

Leche de almendra crudivegana

Versión clásica y sin endulzar de la leche de almendra, con consejos sobre la masa restante y otras recomendaciones con respecto a la leche vegetal.

crudiveganas

8min   4h   baja


Valorar

Comentar

Subir foto

Nota

Ingredientes (para personas, )

1 tazaAlmendra
(143 g)
750 mlAgua potable
(750 g)

Información nutricional por persona Mujer Hombre
Valor energético 414 kcal 20,7% 16,6%
Grasas 36 g 51,0% 44,6%
de las cuales, saturadas 2,7 g 13,6% 9,1%
Hidratos de carbono 13 g 4,7% 3,7%
de los cuales, azúcares 3,1 g 3,5% 2,8%
Fibra alimentaria 8,9 g 35,8% 35,8%
Proteínas (albúmina) 15 g 30,2% 25,2%
Sal (Na)40 mg 1,7% 1,7%
Una porción pesa 446g. Cantidad diaria recomendada por la GDA.
Grasas
Hidratos de carbono
Proteínas (albúmina)
Sal

Utensilios de cocina

  • batidora de vaso
    o batidora manual
  • bolsa para leches vegetales

Tipo de preparación

  • plato frío
  • mezclar
  • escurrir (colar)

Preparación

  1. Poner las almendras en remojo al menos durante cuatro horas (o durante la noche entre ocho y doce horas) antes de pasar al siguiente paso.

  2. Introducir en la batidora —si es posible de vaso— las almendras. Después del primer batido, añadir el resto de agua y seguir batiendo hasta que se forme una leche cremosa.

  3. También se pueden escaldar las almendras en agua hirviendo para después retirarles la piel, con el fin de mantener el color blanco de la leche de almendra. Después del remojo, hay que tamizar las almendras con un colador sin necesidad de escurrirlas.

  4. Pasar la masa cremosa que se obtiene por una bolsa para leches vegetales o similares y exprimir adecuadamente. También se puede pasar la masa por un colador fino.

  5. La masa de almendras restante se puede aderezar con dátiles o canela para conseguir otro plato diferente, denominado puré de almendras, con el que se puede preparar muesli, galletas, tortas o gofres.


Comentarios (como invitado) o iniciar sesión

Libro
Rohvegan: Mein 4-Wochen-Selbstversuch
Rohvegan
compassion media Verlag Münster, Claudia Renner
más fotos (5)
Dónde comprarlo

... more

Observaciones sobre la receta

Alto contenido de grasas: la cantidad de grasas de la receta puede parecer elevada a primera vista, sin embargo, el porcentaje de ácidos grasos saturados no supera el 7,4 %. En cualquier caso, estas grasas tienen una composición sana.

Proporción de almendras y agua: independientemente de la cantidad deseada, por norma general la proporción debe ser de una parte de almendras por cada tres partes de agua. Dependiendo del gusto de cada uno, se puede cambiar esta proporción a una parte de almendras por cada cinco de agua. La leche de almendra comprada contiene normalmente menos de un 10 % de almendras. Las almendras son muy ricas en hierro.

Cardamomo: en el caso de que se quiera llevar a cabo la preparación alternativa con cardamomo, hay que tener en cuenta cierta información general. El cardamomo verde es una planta de la familia de las zingiberáceas. El cardamomo negro se utiliza menos, ya que tiene un aroma terroso y su sabor recuerda que ha sido secado a fuego abierto (si ha seguido un secado tradicional). Las semillas de cardamomo se utilizan, sobre todo, en la cocina asiática y árabe. Son un ingrediente fundamental del masala.

Uso de semillas de cardamomo: el cardamomo se reconoce por el color verde de las cápsulas y el color negro de los granos de las semillas. Las semillas del cardamomo verde contienen aceites esenciales que aportan un aroma picante, dulce y especiado. Este aroma se evapora muy rápidamente, por lo que puede ser preferible utilizar cápsulas enteras o cardamomo en polvo, así como triturar las semillas para utilizarlas. Si se utiliza un mortero, hay que golpear las cápsulas hasta que se rompan y salten. Posteriormente, hay que eliminar la piel y moler la semilla.

Consejos

Remojar las almendras: lo recomendable es tener las almendras en remojo durante al menos cuatro horas (doce horas como máximo). De este modo, se reduce la cantidad de ácido fítico, compuesto que se une con ciertas sustancias, como por ejemplo minerales, formando otros compuestos complejos y evita su absorción por el cuerpo. Esto no supone ningún problema en dietas variadas, pero sí en casos de alimentación desequilibrada.

Conservación de la leche de almendra: en recipientes herméticos, la leche de almendra puede durar hasta cuatro días en la nevera. En cualquier caso, hay que agitar antes de consumir.
Consejos de la autora: «la leche de almendra se puede conservar unos días en la nevera, pero es recomendable consumirla pronto. Yo suelo preparar solamente la que necesito cada vez».

Conservar la masa restante: si se quiere conservar la masa restante de la preparación, se puede colocar en una bandeja y dejar secar en el horno a 50 °C durante varias horas.

Alternativas a las bolsas para leches vegetales: se puede utilizar también un trapo de cocina limpio. 

Preparación alternativa

Variantes dulces: para obtener una variante más dulce se pueden añadir dátiles deshuesados a la batidora o utilizar algún endulzante, como por ejemplo aguamiel. Si se utilizan dátiles, es recomendable tenerlos en remojo previamente.

Refinar el sabor: la leche de almendra se puede aderezar con extracto de vainilla, canela, cacao crudo o cardamomo.

Alternativas a las almendras: en esta receta se pueden utilizar también nueces o avellanas. Consejos de la autora: «se puede preparar la leche con otros frutos secos como nueces de macadamia o anacardos. La masa restante se puede utilizar como acompañante o para preparar distintos postres de manzana, plátano o fresa».