FacebookTwitterGoogle
Diet-Health.info Fundación G+E, Salud y Alimentación Temas Diet-Health.info Fundación G+E, Salud y Alimentación Temas Diet-Health.info Fundación G+E Temas

Arándano, crudo

Los arándanos tienen un enorme potencial antioxidante y se les atribuyen propiedades anticancerígenas y para la prevención de accidentes cerebrovasculares.

Estudios científicos apuntan al arándano o mírtilo como una de las frutas con uno de los mayores potenciales antioxidantes. Su capacidad de absorción de radicales de oxígeno (ORAC por sus siglas en inglés) es de 25 μmol ET/100 g de peso fresco. En consecuencia, los arándanos se pueden agrupar dentro de las frutas con mayores efectos desestresantes.  Además, los estudios señalan más beneficios para la salud, como la capacidad para reducir el riesgo de cáncer, prevenir los derrames cerebrales y las patologías cardiovasculares. También contribuyen a estabilizar el sistema inmunológico. Los arándanos silvestres recolectados deben lavarse bien antes de consumirse crudos o —en caso de duda— cocerse, pues en función de la zona, no se pueden descartar infecciones por la tenia del zorro.

Usos:

«Los arándanos son unas de las bayas más populares en la nutrición humana. Se pueden consumir tanto frescos como cocinados. Se pueden preparar en forma de compota o mermelada, como ingrediente en helados, bizcochos o tortitas *».

Ingredientes:

«Valores nutricionales por 100 g de arándanos: energía 176 kJ (42 kcal), agua 84,8 g, proteínas 0,6 g, carbohidratos 7,4 g, fibra 4,9 g, grasas 0,6 g, poliinsaturadas 0,4g.

Vitaminas y minerales: vitamina A 6,0 µg, vitamina B1 0,0 mg, vitamina B2 0,0 mg, vitamina B6 0,1 mg, Vitamina B9 3,0 µg, vitamina C3 0,0 mg, vitamina E 1,9 mg, calcio 13,0 mg, hierro 0,7 mg, magnesio 2,0 mg, sodio 1,0 mg, fósforo 13,0 mg, potasio 73,0 mg, zinc 0,1 mg.

Principios activos: las hojas son ricas en hierro y manganeso, así como en ácidos orgánicos (benzoico, málico, succínico, cítrico, quínico...). El fruto contiene flavonoides, taninos, mirtilina, azúcares y pectina *».

Uso como planta medicinal:

«Las bayas maduras frescas, secas, o ultracongeladas son un buen antídoto para prevenir enfermedades. También pueden servir las hojas secas.

Aplicación: debido a su elevado contenido en taninos y pectinas, las bayas secas son un remedio casero muy popular para la diarrea, así como el vino de arándanos mezclado con vino tinto. Por el contrario, las frutas frescas en grandes cantidades tienen un efecto laxante.

En caso de inflamaciones leves en la boca y la garganta, se pueden hacer gárgaras con zumo de arándanos o agua de cocción rebajada. Las antocianidinas aisladas fortalecen las paredes de los vasos sanguíneos en casos de fragilidad capilar, como sucede en enfermedades como la diabetes. También se utilizan en preparados para tratar enfermedades de la retina y la visión nocturna; así como para la regeneración epitelial en úlceras gástricas e intestinales, y como uso externo para la cicatrización de heridas.

En la medicina tradicional se considera que las hojas de arándano reducen el azúcar en sangre. Hasta la fecha no se ha detectado en los arándanos ninguna sustancia que actúe contra la diabetes. Por ello, todavía se debe continuar investigando si el contenido de cromo de las hojas podría ser el responsable de tal efecto. Puesto que todavía no se ha verificado su eficacia y consumo prolongado puede provocar intoxicaciones, se desaconseja utilizar las hojas de arándano para preparados medicinales *».

Nota: * = Traducción del artículo de Wikipedia en alemán.