FacebookTwitterGoogle
Diet-Health.info Fundación G+E, Salud y Alimentación Temas Diet-Health.info Fundación G+E, Salud y Alimentación Temas Diet-Health.info Fundación G+E Temas
31/3/2015 21:15:00
Comentarios Printer

Las cuatro fuerzas básicas de la evolución

Pensamientos personales que me ayudaron a comprender los principios del cultivo ecológico. Las fuerzas básicas de la evolución son análogas a las de la física.

La física despertó mi interés por la búsqueda de las fuerzas básicas de la evolución.

En física se denominan interacciones fundamentales, o las cuatro interacciones fundamentales, a la gravedad, al electromagnetismo o electrodinámica, a la interacción débil (fuerza débil o fuerza nuclear débil) y a la interacción fuerte (fuerza nuclear fuerte). Se consideran las fuerzas básicas de la física.

El placer y el dolor, como guía de los individuos

Cuando en el año 1980 me inicié en el cultivo biológico en Tenerife, decidí probar en primer lugar con la agricultura biodinámica. Me pareció entonces que se trataba del mejor sistema. Sin embargo, las experiencias descritas en el apartado “Importancia para la agricultura biológica”, así como determinados dogmas de este movimiento “especial”, que personalmente consideraba demasiado esotéricos, me llevaron a sustituirla por la agricultura ecológica, es decir, por el cultivo biológico clásico. Quiero recalcar no obstante que aprecio mucho la calidad del Certificado Demeter (enlace en inglés,) pero confieso que no era “lo mío”.

Como es lógico, leía mucho sobre estas cuestiones, pero también me enfrentaba a ellas en solitario y tuve tiempo para desarrollar mis propias ideas. Me interesaba la vida como tal. Al principio la veía solamente como una vida guiada por el placer y el dolor. Así, las dos mayores sensaciones placenteras, es decir, la satisfacción sexual y el placer de la alimentación, se encargan de la reproducción y de la subsistencia de los individuos.

Sin embargo, muchas personas no son conscientes del sufrimiento que exige el funcionamiento de la naturaleza. El dolor/sufrimiento tiene asignadas sus propias tareas. El dolor está relacionado no sólo con la protección, sino también con la finitud del individuo.

Al parecer, la gran mayoría de las personas desconocen que las plantas también “distribuyen” sufrimiento como forma de defenderse. Al no disponer de la inmunidad adaptativa facilitada por los anticuerpos, ni de células de defensa activas, necesitan un sistema inmunitario innato. Este fenómeno se denomina alelopatía y los compuestos bioquímicos que se producen son los aleloquímicos. Pero estas no son las únicas armas de las plantas.

Para defenderse de los herbívoros, las plantas han desarrollado las denominadas defensas vegetales contra la herbivoría. Además existe una respuesta inmunitaria vegetal (enlace en inglés) mediante las saponinas y otras sustancias, conocidas parcialmente como metabolitos secundarios de las plantas. La simbiosis, p. ej. con los hongos, también se utiliza como método de defensa y para otras finalidades. Según la teoría endosimbiótica, existen organismos completos formados por simbiosis.

Las correlaciones entre organismos se estudian en la ecología química (enlace en inglés) y se utilizan en la lucha biológica antiparasitaria. Esto contribuye a evitar el uso de insecticidas convencionales.

Cuatro cachorros de gato muy diferentes de una misma camada. Fuente: Wikipedia, Genetik, P. Lanser.

Camada de gatos con hermanos de colores diferentes (fenotipos). Fuente: Wikipedia alemana en Genética. Fotografía de Pieter Lanser, Países Bajos, en flickr.

Casi todas las fotografías de Diet-Health puedan aumentarse pulsando sobre ellas.

Sobre las cuatro fuerzas básicas de la evolución

La selección, la mutación, la migración y la traslación genética casual son conocidas, por así decirlo, como las modeladoras de la evolución.

En lo que a mí respectaba, al menos, llegué a la conclusión de haber encontrado los cuatro principios fundamentales promotores de la evolución. Por un lado, considero que son importantes para la agricultura biológica, es decir, para la comprensión profunda de las conexiones existentes; y por otro lado, pensaba que mis ideas eran conocidas, incompleta o erróneamente.

Por aquel entonces no existía Internet, y estaba convencido de que Konrad Lorenz era quien mejor podría comprender dichos razonamientos y acaso comentarlos, pero dejé pasar la oportunidad de escribirle pensando que resultaría demasiado “atrevido” por mi parte.

Por fin me he decidido a poner por escrito y hacer públicos estos razonamientos inductivos, ya que no los he visto formulados o al menos no en términos similares. No pretendo haber descubierto nada nuevo, solamente se trata de observaciones efectuadas desde otro punto de vista.

Cada ser vivo tiene asignadas, en mi opinión, una o varias de las siguientes “tareas” evolutivas. Evidentemente lo “desconoce”, pero actúa de una forma determinada y bajo determinadas condiciones, lo que conduce a los siguientes efectos de la evolución:

  1. Funcionar como alimento para otros seres.
  2. Poner de nuevo a disposición de otros seres la biomasa muerta (descomponedores, mineralización; ambos enlaces en inglés).
  3. Atacar a los seres más débiles para que sobrevivan los más fuertes.
  4. Propagar la vida en el mundo.

En mi opinión, estos son los motores o fuerzas de la evolución. La hacen posible, la refuerzan o la aceleran, junto con las reacciones de dolor/placer de los individuos. Para comprender estos razonamientos, debemos diferenciar claramente entre seres vivos individuales, especies y la evolución como tal. Así, por ejemplo, el objetivo del piojo blanco no es atacar a la planta sino alimentarse, pero la interacción de la planta con “aspecto” sano o de rechazo y el animal “devorador” constituye en primer lugar una función de la evolución.

En la “primera fuerza de la evolución” se incluyen hoy fundamentalmente las plantas. Si en el caso de la física, las primeras fuerzas surgieron de forma casi inmediata, la naturaleza viva permaneció prácticamente estable durante al menos mil millones de años, tan sólo con la “primera fuerza”, y después de que surgiera la masa orgánica. Los inicios también son aquí difícilmente determinables.

La “segunda fuerza” se compone principalmente de bacterias, hongos y saprofitos. Sin ellos no habría biomasa en circulación o esta sería mucho más lenta.

Las bacterias y los hongos también forman parte de la “tercera fuerza”, aunque a esta también pertenecen los animales carnívoros y otros seres vivos. Estos determinan la selección en las especies según el principio del más fuerte y promueven la “velocidad de los cambios”.

Las aves y las personas son los representantes típicos de la “cuarta fuerza”. El espacio de una especie eficaz se extiende, de uno u otro modo, hasta alcanzar los límites de la existencia y generar un gran sufrimiento. Es entonces cuando se producen con mayor frecuencia mutaciones ventajosas y surge un nuevo centro de origen de las especies (enlace en inglés).

No me fue posible definir una “quinta fuerza” en el “sistema” de las cuatro fuerzas básicas de la evolución. Un nuevo centro de origen es tan sólo el resultado de las cuatro fuerzas y de los dos estímulos (placer y dolor) sobre el individuo, algo que causa al menos cambios epigenéticos. Como temas relacionados con la genética destacan, por ejemplo, la frecuencia génica (frecuencia alélica), la genética de poblaciones, el patrimonio genético, etc. Y relacionados con la evolución (en sus diferentes definiciones): los mecanismos de la evolución, la síntesis evolutiva moderna, etc.

Seres vivos autótrofos y heterótrofos en el círculo de la naturaleza. Fuente: Wikipedia, Autotrophie

Autotrofía y heterotrofía

Fuente: Wikipedia alemana en Autotrofía. Imagen de Florian.Arnd.

Importancia para la agricultura biológica

Este es un ejemplo de lo importante que resulta comprender determinados procesos de la naturaleza:

Hacia el año 1980 compré una palmera canaria de dos metros de altura, plantada dentro de un barril de aceite, a un español de Santa Úrsula. Este hombre cultivaba palmeras con este sistema tan sencillo para que pudiesen ser transportadas con facilidad.

Las raíces de la palmera habían reventado el barril en algunas zonas. Por desgracia, no habíamos finalizado aún los trabajos de preparación para la plantación definitiva de la palmera y ya había transcurrido un año desde la compra. La palmera estaba infestada de tantos piojos blancos que las hojas más grandes se encontraban prácticamente cubiertas de parásitos.

Por aquellas fechas recibimos la visita de un controlador de agricultura biodinámica que se alegró mucho cuando descubrió la infestación y que dedicó toda una noche de luna llena (creo) a retirar los piojos. Preparó una decocción o té que vertió sobre las hojas y/o con la que regó la planta.

Le dije que apostaba a que los piojos volverían pronto. Y así fue. Esto le sorprendió mucho y confesó no saber por qué la planta estaba tan afectada y cómo habían podido aparecer de nuevo tantos piojos a pesar de la “decocción mortal”.

Le expliqué mi teoría. La planta se encontraba aprisionada dentro del barril y al no recibir las suficientes sustancias nutritivas crecía débil e incluso enferma. La naturaleza fomenta así la aparición de lo que llamamos parásitos. Se trata del efecto de la tercera fuerza básica.

Cuando la palmera ocupó finalmente el lugar que le estaba destinado y la retiramos del estrecho barril sin nutrientes, aún tuvo que transcurrir cierto tiempo hasta que los piojos comenzaron a desaparecer poco a poco. No recuerdo si esto ocurrió solamente en las hojas que crecían nuevas o también en las anteriores. En cualquier caso, no aplicamos ningún tipo de tratamiento. La propia palmera se liberó de la infestación gracias a unas condiciones nutritivas claramente mejoradas.

Tenerife, Finca Rosario en Santa Úrsula. Patio sin palmeras, hacia 1980/81.

 

El patio vacío en 1980.

Fotografía de la izquierda: patio sin plantas. Fotografía de la derecha: en la esquina superior izquierda pueden verse las hojas de la palmera, que se desarrolla magníficamente. Se han construido dos zonas separadas para la plantación.

Tenerife, Finca Rosario en Santa Úrsula. Patio con exuberancia de plantas. A mediados de 1980.

Lo mismo pude observar en el cultivo de plátanos. Los agricultores convencionales –yo era entonces el único– tenían que hacer frente normalmente al ataque del “piojo blanco”, la “araña roja” y los nematodos. En mi caso no sucedía así, pero ya hablaré sobre esto más extensamente en otra ocasión. A modo de inciso: llevábamos tres años exportando nuestros productos a la cooperativa suiza Migros. Cuando se produce un cambio en la forma de cultivo, los productos cultivados ecológicamente no se consideran definitivamente biológicos hasta transcurrido ese mismo periodo de tiempo. Sólo más tarde, y durante años, la empresa comenzó a enviar contenedores de plátanos biológicos a Schwarzbrot en Hamburgo y en menores cantidades a Via Verde Ag, en Pfaffnau, Suiza. Lamentablemente Schwarzbrot ya no existe.

El origen de la vida

En las ciencias naturales se conocen diversas teorías sobre el origen de la vida. Actualmente se ha determinado que el inicio de la vida en la Tierra se produjo hace 4.600 y 3.500 millones de años.

El modelo clásico es la denominada teoría autótrofa: superficies de hierro y azufre como consecuencia de erupciones volcánicas en condiciones de óxido-reducción (estado de oxidación) anaeróbicas. El oxígeno era aún tóxico para los organismos vivos.

En las profundidades marinas se desarrolló una vida similar sin fotosíntesis. La nutrición autótrofa todavía existe hoy en algunos seres vivos, capaces de sintetizar las sustancias esenciales para su subsistencia a partir de materia inorgánica y generar así energía. Un concepto relacionado con esta teoría es el clúster hierro-azufre (enlace en inglés). Es preciso diferenciar en la nutrición autótrofa entre organismos fotosintéticos, como p. ej. las algas, que utilizan la luz como fuente de energía, y los quimiosintéticos, que la obtienen de las reacciones químicas, como p. ej. las bacterias y las arqueobacterias. Estas últimas son bacterias primitivas (archaea, arqueas) que viven como extremófilos en aguas calientes. Las arqueobacterias se utilizan hoy en día en los procesos de saneamiento de suelos y aguas (enlace en alemán), así como en la obtención de metano en los digestores anaeróbicos de gas. Hasta la fecha no se conocen gérmenes patógenos del grupo de las arqueobacterias.

Grand Prismatic Spring, Parque Nacional de Yellowstone. Fuente: Gobierno EE.UU., dominio público.

En el Parque Nacional de Yellowstone en EE.UU. hay varios géiseres y lagos de aguas termales. Imagen del Grand Prismatic Spring. Fotografía del National Park Service de dominio público.

Traducimos de la Wikipedia alemana (en Autotrofía) y en relación con la autotrofía fotosintética lo siguiente: “Casi todas las plantas y algas, así como algunas bacterias, p. ej. las bacterias púrpuras y las bacterias verdes del azufre, transforman la energía de la luz en energía química (ATP) (fotoautotrofía) con la ayuda de sistemas vinculados a la clorofila, para la producción de materia orgánica y reservas a partir de sustancias inorgánicas (véase fotosíntesis)”.

Asimismo, existe una teoría relacionada con la filogenia que defiende el origen de la vida a partir de partículas que llegaron del espacio. La Wikipedia alemana en Vida dice así: “La perspectiva filogenética sobre el origen de la vida se cuestiona si esta surgió en la Tierra o si proviene del espacio, y de qué modo se desarrollaron los primeros organismos vivos en un entorno sin vida alguna”. (…)

“La perspectiva de la ontogenia se centra en el desarrollo de los individuos, no en la primera aparición de los seres vivos. Se cuestiona el modo en que se desarrolla un organismo (p. ej. desde un óvulo fertilizado). A veces se utiliza aquí erróneamente el concepto “origen de la vida”, ya que en realidad se ocupa de la continuidad de la vida durante generaciones y del origen del individuo, no de la primera aparición de un organismo vivo”.

Las religiones mantienen con frecuencia tesis inconsistentes que no pueden refrendarse con los conocimientos actuales. Y que tampoco pueden discutirse con determinadas personas que, a pesar de su gran inteligencia, sufren una especie de “desconexión del pensamiento” en lo que atañe a dicha cuestión. Véase al respecto el artículo El sentido de la vida, ciencias naturales y fe religiosa del profesor Dr. Gottfried Schatz.


Comentarios (como invitado) o iniciar sesión

Autor
Ernst Erb, Imagen de año 2003
Ernst Erb, Suiza
Mein Lebenslauf hat mich motiviert, die "Stiftung G+E, Gesundheit und Ernährung" zu gründen. Im Beitrag "Schicksalsschläge, tödliche Krankheit, Gesundheit, Leben!" schildere ich etwas davon. Ein ebenso wichtiger Punkt bildet die Erfahrung aus dem Aufbau von Radiomuseum.org: Es bekommen zu viele Männer bereits ab Alter 65 schwerwiegende Krankheiten. Das gilt sicher auch für Frauen - und ganz allgemein altern wir zu rasch. So lange wie möglich zu leben ist nicht das Ziel, sondern so aktiv, positiv und glücklich wie möglich. Der Weg des geringsten Widerstands führt nicht dazu. Ganz im Gegenteil: nur im Leid schafft man grössere persönliche Veränderungen. Im Alter von 41 Jahren brachte mich die Todesangst vor meinem Krebsleiden dazu, über mein Leben zu reflektieren und auch bezüglich Krankheit selbstverantwortlich zu handeln. Heute bin ich froh, dass ich durch sehr schwierige Lebensphasen gehen musste. Dadurch konnte ich meine Lebensführung so verändern, dass ich auch im achtzigsten Lebensjahr (2015) >60 Stunden pro Woche am PC arbeiten und dabei leistungsfähig bleiben kann. Es ist falsch, so viele Stunden sitzend zu verbringen (früher waren es mehr), doch versuche ich das durch Ausdauersportarten (schnelles Wandern, Bergwandern, seit 2014 auch durch Joggen) und leider nicht immer jeden Tag ausgeführte Übungen (7 Min Workout ab iPhone) auszugleichen. Ich darf aber annehmen, dass die langjährige (Pesci-)vegane Ernährung mit ca. 90% Rohkostanteil den Ausschlag für meine Gesundheit gibt. Leider sind es mit Sicherheit nicht meine Gene. Auch als Angestellter sah ich meine Arbeit nie als Job, sondern als Hobby, das mich interessierte. Als ich eigene (kleine) Firmen aufbaute, war mir das Wohlergehen der Mitarbeiter besonders wichtig. Erfolg oder Misserfolg hing zu einem grossen Teil von ihnen ab. Es war nie mein Ziel, reich zu werden, sondern etwas individuell und intelligent aufzubauen, so dass es vielleicht Erfolg haben kann. Trotzdem kann ich es mir nun erlauben, mit meiner Erfahrung und meinen Möglichkeiten etwas aufzubauen, das interessierten Menschen zugut kommen kann. Zum Glück geben mir auch junge Menschen, die an "diet-health.info" mitarbeiten, das Gefühl echter Teamarbeit. Einige arbeiten mit mir persönlich zusammen, wie ein Software-Entwickler neben einem Studium. Doch mit Skype und TeamViewer ist es möglich, mit geographisch weit verstreuten MitarbeiterInnen zu arbeiten, wie z.B. mit professionellen ÜbersetzerInnen. Selbst Professoren oder Ärzte beteiligen sich an diesem etwas speziellen Projekt, indem sie eigene Texte beisteuern. Unsere Themenbereiche erfassen eigentlich alles, was uns Menschen ausmacht: Gesundheit - Prinzipien/Allg. - Heilkunde - Ernährung - Produktion/Handel - Drogen - Aktivität - Lifestyle - Politik - Wellness - Natur - Umwelt - Persönlichkeit - Ethik - Soziales / Religion. Noch weiss ich nicht, ob "diet-health.info" mit diesem Versuch, den Menschen "nur" solide Zusammenhänge zu vermitteln, auch die notwendige Beachtung erhalten kann. Doch meine ich, dass es reflektierende Menschen gibt, die Zusammenhänge verstehen wollen, statt jedem Modetrend lemmingehaft nachzugehen oder sich zu einem leicht begehbaren Weg (ver-)führen zu lassen. Ob die auch die notwendige Aufmerksamkeitsspanne und den Willen zum Lesen mitbringen? Jedenfalls fehlte mir eine solch umfassende Quelle, die mir ungefärbte Antworten auf wichtigste Fragen geben kann. Deshalb versuche ich diesen "vorher vergeblich gesuchten Hafen" aufzubauen. Hoffentlich habe ich auch die Zeit und Kraft dazu.

... more

Translator
Monika Meissner, España
Publicación

31/3/15 21:15

Fecha de modificación

1/8/15 9:54

Tag Cloud
 vida   evolución   fuerza   bacterias   plantas   palmera   fuerzas   vivos   organismos   teoría   piojos   agricultura   mucho   biológica   planta   básicas   naturaleza   primera   hojas   energía   barril   autotrofía   frecuencia   Fotografía   estaba   dolor   individuos   placer   sustancias   existe